Máquinas recreativas electromecánicas en Recreativas.org

La base de datos de máquinas recreativas españolas recreativas.org se amplía con una nueva sección dedicada a las máquinas recreativas electromecánicas y mecánicas.

Galerías de tiro, juegos deportivos, simuladores de conducción … Este tipo de máquinas consistían básicamente en juegos de habilidad que complementaban lo disponible en los salones recreativos de entonces, es decir, billares, mesas de ping-pong y pinballs.

clown-inder-galeriadetiro-electromecanica

Clown de Inder, clásica galería de tiro electromecánica.

monza-euromatic

Monza de Euromatic (modelo remodelado). Recreativa totalmente mecánica (no electromecánica) que fue popular incluso dentro de la era del vídeo.

Empresas españolas como Segasa (Sega SA) o Inder las comercializaron principalmente durante los años 60 y 70, aportando un interesante legado del que llevaba un tiempo barajando la posibilidad de incluir una sección específica dentro de la base de datos.

Actualmente apenas son recordados este tipo de juegos, tal vez porque quedan muy por detrás de otras más preferidas como los pinball y porque terminaron desaparecieron del mapa debido a la irrupción de las más modernas máquinas de vídeo.

Sin embargo no dejan de ser por ello menos interesantes. Las recreativas electromecánicas tuvieron sin duda un papel importante en la historia de las máquinas recreativas, y por eso el motivo de incluirlas en recreativas.org.

La influencia de las recreativas electromecánicas en las máquinas de vídeo.

Las recreativas electromecánicas influyeron directamente en el concepto de las primeras recreativas de vídeo. En estas máquinas se ponía a prueba la habilidad del jugador que tenía que conseguir la mayor puntuación posible, ya fuera dentro de un periodo concreto de tiempo (como El Alamein de SEGASA), o bien limitando el número de disparos (Clown y Kindo de Inder). Algunas incluso premiaban al jugador añadiendo un tiempo adicional de juego o partida extra tras superar cierta puntuación.

pong-atari-1972

Las primeras recreativas de vídeo, como Pong o Computer Space, limitaban la duración de la partida bien por tiempo o alcanzando cierta puntuación, similar a lo impuesto por las electromecánicas.

Las primeras recreativas de vídeo heredarían este mismo concepto. Las temáticas de Computer Space y Pong, las primeras recreativas de vídeo comerciales, provenían de lo visto en otros lados, pero a la hora de trasladar estos juegos para funcionar en una sala arcade, se tuvieron que adaptar imponiendo un límite a la duración de las partidas y que así fuera rentable. Computer Space proporcionaba un tiempo de juego por cada moneda, mientras que a Pong se le añadió un marcador de tanteo que además de aumentar la competitividad entre los jugadores, servía realmente para forzar el fin de la partida tras alcanzar una determinada puntuación (configurable a 11 o 15 puntos).

Se puede decir por tanto que las primeras recreativas de vídeo no eran más que versiones digitales de las electromecánicas, con prácticamente las mismas mecánicas y conceptos (deportivos, galerías de tiro, etc), haciendo que las electromecánicas quedaran obsoletas, y por tanto acabarían siendo sustituidas y olvidadas.

No fue hasta con juegos como Breakout (Atari, 1976) y sobretodo hasta con la llegada de Space Invaders (Taito, 1978), una revolución en todos los aspectos, donde se rompe dicha influencia y se implementa un sistema de vidas o intentos, asemejándose esta vez a los pinballs. A partir de aquí la duración de la partida depende exclusivamente de la habilidad del jugador, llegando incluso a poder prolongarse indefinidamente junto a su puntuación. Un sistema que acabaría convirtiéndose en norma para toda la siguiente generación de juegos arcade (exceptuando los simuladores de conducción) hasta la mitad de los 80.

Sea Wolf (Midway, 1976). Algunas de las primeras recreativas de vídeo se inspiraban en las antiguas galerías de tiro, incluyendo la posibilidad de ganar tiempo extra de partida.

space-invaders-taito

Space Invaders impuso como norma en las máquinas de vídeo establecer vidas como límite de juego, permitiendo la posibilidad de jugar indefinidamente, y de crear una verdadera fiebre por alcanzar la mayor puntuación. Casi nada.

La desaparición y olvido de las electromecánicas.

Las máquinas de vídeo llegaron a superar al pinball, pero aun así ambos lograron convivir conjuntamente. Sin embargo las electromecánicas no corrieron la misma suerte quedando inmediatamente anticuadas y olvidadas.

ghost-town-arcadevintage

Ghost Town una “puesta al día” de las galerías de tiro fabricada por Bromley Inc. (Chicago, Illinois) en 1991 y expuesta en Arcade Vintage.

Los juegos de pinball evolucionaron mediante su adaptación de máquinas electromecánicas a incluir componentes electrónicos (solid-state), que desde el punto de vista de la industria española, incluso llegaron a tener incluso un pequeño revival sobre la mitad de los 80. Tras esto, algunos fabricantes españoles como Inder pensaron que la misma formula podría funcionar con las viejas galerías de tiro electromecánicas, esto es, mantener el concepto mecánico del juego pero “modernizándolo” añadiendo la parte electrónica necesaria para mostrar las puntuaciones, control del juego, incluir sonido más espectacular, etc. Pero esta vez la formula no cuajó, y así juegos como Pac Boy de Inder (1990) se quedarían en experimentos que apenas suenan ni entre los mas adictos de los antaños salones recreativos.

El viejo concepto de galería de tiro hacía tiempo que ya estaba olvidado, y el público estaba pendiente de géneros cada vez mas diversos que iban desde juegos de peleas callejeras a juegos de puzzles.

pacboy-inder-recreativa-electromecanica-1990

Inder también trató de resucitar las galerías de tiro electromecánicas añadiendo componentes electrónicos, con su fallido Pac-Boy (1990).

Tras estas intentonas esta vez sí, los juegos electromecánicos terminaron desapareciendo del mapa, (no cuento aquí con las máquinas de premio como las grúas). Aún así gracias a aficionados y coleccionistas podemos mantener vivo el recuerdo tanto de las máquinas como las vivencias que surgían alrededor, e incluso podemos encontrar algunas de estas rarezas en sitios como Arcade Vintage.

*Agradecimientos a Pepe Trenero del foro Petacos.es. por su aportación a las entradas de Recreativas.org.

Links:

Recreativas electromecánicas y mecánicas: → recreativas.org

1 comentario
  1. 10 junio, 2017

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

captcha

Escribe tu mensaje: